Blogger templates

domingo, enero 18, 2009

:: ¡Ah! La naturaleza… ::


Hace ratos regresé de un pequeño paseo al “Ranchito”, ese lugar que poco he mencionado hasta ahora pero que me tardaría mucho en describirlo y difundirlo con el significado que representa para mí.

Ahí solemos ir a respirar aire fresco, descansar o en ocasiones, comer. Hay mucha vegetación y también muchos animales, en este momento se me vienen a la mente aquellos gusanos.

En fin, fuimos un rato a caminar y, como siempre, no pude evitar llevar una cámara fotográfica. No es mía, me la prestaron y debería ya devolverla pero la necesito por ahora mucho en el trabajo; ya dentro de poco parece ser que adquiriré una nueva cámara para dejar de andar causando molestias y dedicarme de lleno a esta divertida travesía que es la fotografía.

A base de una pequeña historia, iniciamos el recorrido…

En primer lugar, al alejarnos cada vez más de la carretera vamos entrando a la parte en donde los caminos son pequeñas aperturas entre los pastos –o milpa, según la temporada- y eventualmente se dejan ver a ambos lados algunas reses comiendo o descansando…

Cuando llegamos a la parte en donde el auto no entra, y en la cual las personas ya tienen establecidas sus viviendas (quizás como a unos 500 metros campo adentro) podemos observar que ahí, sin miramiento ni preocupaciones conviven con sus animales; no son inquietos o escandalosos, son animales que pese a su aspecto un tanto imponente, carecen de un instinto bélico si se les trata en paz.

Una semana atrás, un miembro del ganado se incorporó (nació):


Así luce una vaquilla de una semana de edad, observen cómo todavía cuelga de su “vientre” los restos del cordón umbilical que, hace tan sólo 10 días, le alimentaba y unía físicamente a su madre.

Los interiores de esta zona son selváticos en ciertas partes, boscosos en otras y en algunas un tanto pantanosos.

Y podemos encontrar mucha flora, diversa y colorida…

Algo que me llamó la atención fue el fragmento de una sección de un “manaco” –palmera de gran tamaño que brinda ciertos frutos conocidos también como nueces o cocos de aceite-, cuya forma abstracta podría ser interpretada como una serpiente de tierra, un caballo de mar, un tentáculo cortado y disecado, y hasta una posible opción para tallar la figura de un dragón chino tan sólo con detallar la cabeza y las extremidades.

Hablando ya de la flora mayor, tanto de edad como de altura, se observan algunas peculiaridades como las orquídeas en las ramas…

Árboles aparentemente secos y de tallo rojizo cobrizo…

O árboles con singulares formas que nos recuerdan la sabiduría de la naturaleza al aplicar la matemática del número áureo en sus diseños vegetales…

Ya estando en “la casita”, me llamó mucho la atención este pichoncito (palomita, chilunga, etc…) que permanecía muy tranquilo, como si el ser humano no representase mayor peligro que el observar a una mosca merodeando su alimento o a una libélula en el acecho de permitirse posar sobre una piedra de río…

No insinuó la mínima alerta o vigía cuando le tomé fotografías, se me hizo raro; pero alentador…

Y… ¿Qué decir de este pequeño pero gran insecto? Me esperó a que cambiara de mano la cámara, la pusiera en modo de toma cercana y enfocara su diminuto cuerpo; y me tomó más tiempo del supuesto. La culpa fue mía por no haberme organizado durante el tiempo suficiente que me brindó, pero por lo menos pude capturarle en esta toma. ¿Conoces qué insecto es? A mi me pareció una especie de catarina…

No podemos pasar por alto al elemento vital, el que mueve todo, el que genera vida, la mantiene y la destruye. Su temperatura es ideal para calmar la sed de bebida y de consuelo; su textura suficiente para energizarnos y calmarnos; su sonido primordial para relajarnos y hacernos sentir parte de un sistema mágico que funciona a base de esquemas que sólo la valoración puede entender, y en donde no se limita en detalles como el oxígeno y el hidrógeno.

Ya de regreso, un tanto cansado; me topo a este vacuno en el camino. Quise hacer todo lo posible porque se moviera y no me siguiera estorbando. Y supuse que al hacer sonidos bruscos se iba a quitar…

Vaya equivocación la mía…

Mejor pasé sin decirle nada y sin molestarlo. Total, había llegado antes que yo y tenía más derecho.

Y ya en la comodidad urbana; pude aún ver vestigios naturales extraordinarios en ciertas partes. Un ejemplo claro son las orquídeas llamadas “Flor de Candelaria”que florecen a principios de enero y durante todo febrero, y que adornan la festividad de la virgen que lleva el mismo nombre…

Y eso fue por hoy, un pequeño convivio con la naturaleza; muy necesario cuando tu mente está ocupada o el estrés laboral se apodera de tu pensamiento y no te deja ni dormir. Algunos lugares no cuentan con este tipo de elementos tan a la mano, y si el lugar en donde vives cuenta con ellos; tal vez debieras considerar la posibilidad de disfrutar de ellos uno de estos días…

Nota: la segunda fotografía fue una sola toma, rápida, de prisa y sin enfoque preparado. Aún así, el momento captado en la imagen es extraordinario, porque se nota cómo la avispa se aproxima a tan delicada flor… ¿Lo has visto?

6 comentarios:

Dr JJ Estrada dijo...

Cuando estás rodeado de bellezas naturales como nosotros, nunca reparamos en ellas.. aquí decimos que "no tenemos nada que ver" y están en un error los que así piensan, algo debe de tener un lugar para que turistas extranjeros visiten y valoren lugares como los manglares, la ruta del café, etc... Este estado es mágico, tiene aún la tranquilidad y lugares apacibles, que tal un viaje a la playa a menos de media hora? o a media hora también entrar al clima de media montaña en las faldas del volcán Tacaná? Ver las selvas costeras con manglares únicos en especies de flora y fauna, asi mismo entrar al bosque húmedo y neblinoso hogar de especies únicas aún por descubrir.

Que buen post, que buenas fotos, que buen fin de semana pasaste, te felicito que desfrutes lo que la naturaleza nos da a manos llenas, y por ser parte de la cotidianidad, apenas y nos demos cuenta de ellos...

"Esque en Tapachula no hay nada que ver"...


SALUDOS PAISANO.

Eduardo Robles Pacheco dijo...

Doc:
Elementos tan comunes para nosotros, llenan de maravilla a otros ojos, ojos que han nacido en lugares completamente aislados del mundo natural como el nuestro; como un Nueva york, Un Londres, un Estocolmo, o lugares en donde no es pensable ver que en las casas se pueda convivir con flores, árboles frutales o plantas de gran tamaño -ya ni mencionemos árboles-. Tenemos la oportunidad de oler las flores, de conocerlas, de cortarlas, de verlas crecer e incluso de eliminarlas porque se vuelven a expandir una y otra vez; y en otros lugares jamás podrán esperar obtener un brote de la tierra o del asfalto. Hay que valorar lo que se tiene, y sí, admirar las urbes de rascacielos, las ciudades románticas sobre el agua, las altas murallas orientales, las gruesas columnas atenienses que yacen en quietas y son reflejo de nuestra historia; pero también hay que tener conciencia de saborear con los ojos el colorido del rincón que nos vió nacer y crecer...
Gracias por tus comentarios Doc.

Lis Indra dijo...

Flora dan Fauna yang mengangumkan!

Salam dari Indonesia.
Nice to meet you, Robles...

Eduardo Robles Pacheco dijo...

Nice to meet you, Lis Indra... XD!!

SrItA. mUeGaNiTa =D dijo...

Camara prestada o no, EXCELENTES fotos como siempre!!!

Fijate que si hay lugares lindos por aqui... pero estan un poco retirados y nunca nadie, se da un tiempo para ir... =/

Eduardo Robles Pacheco dijo...

SrItA. mUeGaNiTa =D:
Pos cuando puedas te das una escapadita y nos cuentas =D!!

Gracias por tu comentario XD!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...