Blogger templates

martes, julio 28, 2009

:: La estación del tren ::



Cuando yo estudiaba la secundaria (hace mucho, mucho tiempo), antes de las 6:00 de la mañana era característico escuchar aquel sonido “elfantesco” que emitía el tren en la estación. Más de 1 km de distancia a mi casa, y se oía perfectamente. Situado a 2 cuadras de la escuela en donde estudié 6 años, la estación del tren era, hasta el 2005, un punto característico de Tapachula, pues en los últimos años en que aún estaba activo permitió a los inmigrantes centroamericanos cruzar la frontera...

Recuerdo que una vez viajé en tren, en ese tren, a Oaxaca. Fueron varios días de viaje, yo estaba muy pequeño; mi memoria me niega el viaje, pero el cosquilleo al tocar un vagón me convence al instante...

Desde que pasó lo del ‘Stan’ ya no funcionó más, muchos tramos de caminos de tren quedaron bajo tierra y otros destruidos. Ahora está tranquilo ya; dicen que van a reconstruirlo y que en lugar de madera van a usar placas de cemento en las vías. Se ve mucho vago ahora pero está tranquilo, se vienen a drogar en la noche y uno que está loco vive en el vagón de allá; está calmado, los cuetes eran hace como 6 años que había muchas peleas entre centroamericanos para subirse; a uno le pasó la llanta en la mano y así se lo llevaron, sin dedos. Ahora pasa uno que otro loco, o se ponen a jugar futbol los de la bodega de al lado, cuando no están recogiendo basura los pepenadores. Como ni luz hay ahora aquí en las oficinas, pues está todo aburrido; milagro que hoy que viniste porque de ahí nadie se viene a parar. Una vez vino la de ‘Laura en América’ a hacer un reportaje sobre el tren, y como te vi con tu chaleco verde pensé que eras de esos reporteros…

Ya nadie viene por aquí, estoy aquí cuidando pero para que no hagan bulla o pinten más los vagones, aunque están ya abandonados y ni los quieren llevar, y es que tan sólo para llevar uno deben jalarlo con trailer…

Esto me lo dijo Raúl, el guardia que trabaja 24 por 24 cuidando la estación. Al principio se mostró un poco incómodo por mi presencia y por mi atuendo —como el lo ha mencionado— de apariencia de trabajar en los medios de comunicación. Supuso que estaba fotografiando a 3 vagos que estaban en una esquina bebiendo talvez para ponerlo a la luz, pero cuando le expliqué los motivos de mi visita se tornó a una postura mucho más accesible. Platicamos de la historia de la estación, de las leyendas que por ahí se han formulado y de las anécdotas que sólo aquellos que las vivieron en carne propia y las han contado conocen bien.

Recordamos aquellos sonidos llenos de humo que nacían de ver a las ruedas moverse, lo tardado que era llegar a un destino, las paradas en las estaciones y la diversidad de gente que solía viajar en este preciso tren. Fue un mediodía en el que nos trasladamos al pasado y refabricamos en la imaginación la estación, dejando de juzgar por un momento el estado actual en que es encuentra, olvidado, descuidado, convertido en un conjunto —para algunas personas— de metales oxidados y pesados que sólo son lienzos para los “grafiteros”, cuando en realidad es un icono arquitectónico de la época revolucionaria social y económica de Tapachula, que guarda historias tan magníficas que quizá nunca lleguen a saberse por nuestros contemporáneos… Ahora que aún queda algo de ella que podemos tocar con nuestras manos y ver de cerca, frente a frente, sería bueno experimentar eese viaje al pasado…

Les dejo el álbum de fotos que subí a flick (clic sobre la imagen) acerca de esta gran visita:

9 comentarios:

Ernesto Moré dijo...

Me encantan las estaciones de tren, si yo viviera en Tapachula iría de vez en cuando para inspirarme en escribir nuevas historias que hablaran sobre trenes y despedidas

Dr JJ Estrada dijo...

Que buen post! Excelente reportaje gráfico, muy bueno de verdad te felicito, esta vez te rallaste.

Por cierto supuestamente van a rehabilitar las vias, pero no dijeron cuando..

Me imagino que cuando PEMEX se mude a Puerto Chiapas.

Saludos!

Adrianita dijo...

Auditor de Sistemas y Desarrollador de Proyectos, Master DBA, Webmaster, Chief logilcal Designer, Technical Supporting and Helpdesk, es decir, Lalo:
Que padre que te vistas como reportero, ah no no no, jajaja

Me gustó tu entrada, siempre da melancolía cuando regresas a un lugar que abandonado, y es genial imaginar cómo pudo haber sido cuando funcionaba en todo su esplendor. Me encanta viajar en tren, ojalá en México reactivaran este medio de transporte y le dieran el impulso necesario...

Eduardo Robles Pacheco dijo...

Ernesto Moré:
A veces no reparamos en las cosas buenas que tenemos alrededor, debo confesar que ese día, como generalmente lo hago, salí sin rumbo ni intención a caminar. Llegué al final, en donde la calle ya no es de importancia, y me topé con la estación… Vaya regalo que me dieron mis pies, fue el elemento que hacía falta para darle sabor al día, la inspiración nace y la imaginación vuela. Temas van y vienen, y el alma se queda.
----------------------------------

Dr JJ Estrada:
Gracias Doc, traté de ser lo más breve porque a veces no es prudente extenderse demasiado, me tardé como 3 horas ahí, sorprendiéndome cada vez más de cómo fue posible dejar pasar tanto tiempo antes de darme cuenta de lo muy importante que es ese punto en la ciudad ¿Te imaginas si hubiera ido hace 5 años, cuando aún estaba todo móvil? O quién sabe, talvez he ido en el momento preciso en que tuve que haber ido…

Si va a funcionar de nuevo, sería grandioso; cosas tan históricas no deberían dejarse morir.
-----------------------------------

Adrianita:
Jajajajaja sabes que prefiero que me digan lalo, pero me gusta el sarcasmo que sueles usar cuando estás enamorada (Uuy! Golpe bajo… :P) jajajaja…
El chaleco que uso para salir lo porto con gusto y hasta con algo de narcisismo jajajaja… provoca mucho calor, pero en combinación con la funda de la cámara inspira curiosidad (nadie cuerdo la usaría en medio de tanto calor jejeje).

La melancolía cuando llegas a aun lugar que has abandonado surge de sentirse abandonado por ese lugar… Sentir que perteneces ahora a otro contexto, que ya no eres la misma persona de hace algunos meses; es similar a cuando llegas a un lugar tan silencioso. “Deberíamos seguir viajando en tren” —me decía— , pero la razón está de parte del tiempo, que no me esperó y dejó pasar la época de las máquina de acero; fue la elección correcta, de haber existido en aquella época no lo hubiera valorado.

Si vuelve a funcionar el tren, te iré a ver en él; no hay prisa, me tardaría como un mes en llegar jajajajaja….



Gracias por sus comentarios XD!

Dr JJ Estrada dijo...

Ah que tiempos idos. Hasta mi casa se oía el barritar de el gusano de acero. Me quedé imaginando, pensando que si hace 5 años hubieses llegado, una nube de asaltantes te habría quitado tu camara, y tu dinero. Quizá no. Quizá hubieras obtenido fotos y escenas como las del la película que vi hace poco... Ya sabes de cual hablo, de la que incluso se grabó aquí y hacen mención de muchos lugares, casos, y cosas.

Es Chiapas dijo...

Muy buen post, Eduardo, y muy bonitas fotos!.
Un amigo muy querido, nos ha deleitado en varias ocasiones con sus recuerdos de infancia en alguno de esos lugares entre vagones y vias ... era toda una aventura y su imaginación no tenia limites para las grandes aventuras que suponia cada tarde al regresar de la escuela.

El destino nos pone en el lugar en el momento y hora adecuada. Y en cuanto al atuendo que comodo y que préctico son esos chalecos... no sabes lo incomodo que es andar buscando quien te carga la bolsa de mano o donde ponerla para sacar una foto, jajaja.

Eduardo Robles Pacheco dijo...

Dr JJ Estrada:

Sí, las cosas definitivamente hace 5 años hubieran sido diferentes, no creo siquiera que hace un lustro pensara en algo como esa producción Mexicana sin nombre, o tener un Blog, o tomar fotografías; aunque admito que la idea me resulta un tanto interesante, en fin, afortunadamente aún tuve la oportunidad de hacerlo…


Yvette:
Gracias por tus palabras. Las historias que pueden girar en torno a un tren, una estación, un vagón o un viaje, son de tantos colores y sabores. Es un escenario tan rico en elementos y tan propicio para iniciar o terminar una historia, o al menos así he visto en algunas películas y en ciertos libros.

Dicen que el mejor momento para hacer algo es el ahora, o bueno, el “ahora” que sientes cuando ese deseo tienes, de otro modo entonces no se le encuentra sabor; Quién sabe, son cosas raras que pasan…

El chaleco que la mayoría del tiempo uso es bastante práctico, cómodo y útil, aunque sí medio caluroso por el clima de la ciudad; pero se ha vuelto parte de mis andanzas, que ya es como un icono cada vez que me lo pongo, que algo ha surgido en mi mente por explorar…

Gracias por sus comentarios XD!

Anónimo dijo...

Eduardo buenas tardes, lei tu articulo de la estacion de trenes de tapachula podrias si no fuese mucha molestia indicarme donde se encuentra ubicada? Muchas gracias mi mail es chipilinrecords@gmail.com
Gracias

@eduardorobles dijo...

chipilinrecords:

La estación del tren se ubica en la ciudad de Tapachula Chiapas, la dirección es Avenida Central Sur con 16 Avenida Oriente. Hay un colectivo que recorre exclusivamente la avenida central de norte a sur, tienen por identificador "Estación Galaxias", esas se paran a escasos metros de la estación.

Saludos! :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...