Blogger templates

lunes, agosto 24, 2009

:: La fruta de la felicidad ::



Sería un poco más tarde que el medio día en alguna parte de Tuxtla Chico, Chiapas; cuando acompañé a mi hermano a visitar a una maestra, en cuya casa puedes apreciar muchas variedades de plantas y árboles frutales, todos coronando la casa que goza de un diseño clásico de las fincas de estos rumbos.

De todos los que vi ahí, sólo hablaré de dos frutos en especial, que ahora guardan estrecha relación.

En primera, del rambután. vi los árboles repletos de frutos tanto rojos como amarillos, respectivamente; y nunca imaginé que, siendo “el mismo fruto” pudiera haber diferencias entre los que nacen de diferentes árboles. Entiendo la diferencia que recae entre el amarillo y el rojo (el color y el sabor, el amarillo es medio agrio), claro; pero ¿Diferencia entre el fruto de un árbol de rambután rojo y otro del mismo tipo? Pues sí. Los rambutanes rojos que puedes encontrar son diferentes unos de otros: hay algunos que son pequeños y de cáscara dura, otros de cáscara más suave, medianos, pero cuya carne no se despega tan fácilmente de la semilla; están los más grandes que son alargados y cuya carne se desprende de la semilla con un poco de recelo, pero no es tan delicioso como otros… En fin, hasta llegar a los rambutanes de “élite” que son grandes, de un tono rojo tirándole a morado y cuya cáscara es suave, carnaza desprendible con facilidad y sabor sin comparación (exquisitos), esos son difíciles de hallar, pero valen el esfuerzo.

Y, como siempre, no podían faltas las ovejas negras de la familia: Los falsos rambutanes. Resulta, que de entre todos los árboles de rambután, había uno que lo habían comprado “pequeño”, listo para sembrarlo y verlo crecer, y cuando creció y dio frutos, le cortaron los primeros grandes, rojos y brillosos, resultando a la hora de probarlos tan simples como un chicle después de varias horas. Es raro, pero sí los hay. Al cabo el poder de la genética se hace presente y lejos de molestarme al probarlos, me sorprendió la treta de tan, en apariencia, delicioso fruto.

Cuando lo probé la primera vez, el sabor fue simple y sin chiste. La segunda vez que lo probé, era tan delicioso como “los de élite”… ¿Qué pudo haber pasado? Sigue leyendo…

La otra fruta que me sorprendió en serio, fue la que localmente (En Tuxtla Chico) se le conoce con el nombre de “La fruta de la dulzura” o “Fruta de la felicidad”. Es un fruto pequeño, como un tipo de baya alargada de color rojo, cuyo sabor es un poco agridulce (como el de una grosella medio madura). Todo normal, en apariencia, sin embargo…


Esta fruta tiene un efecto especial (no sé si bueno o malo, pero al cabo, efecto) en tus papilas gustativas -en tu lengua, vaya-, que hace que cualquier cosa que antes te sabía simple o agria, ahora te sepa dulce. Es decir, antes de probar esta frutita el rambután me sabía simple; después de probarla, el rambután estaba delicioso. Una prueba más extrema era hacerlo con un limón, así que tomé uno partido por la mitad y me lo llevé a la boca, y al pasar mi lengua por él este fue el resultado: Estaba dulce, como cuando tomas el limón y lo bañas con azúcar y lo pruebas por encimita con la lengua, así sabía el limón; y lo más sorprendente es que jamás le puse azúcar…

La maestra nos contó:

“Así estaba yo una vez con una piña que nadie quiso comer, ahí ‘taba la pobre piña, bien agria y sin sabor, nadie se la quería comer. Me comí una de esas frutitas y luego probé la piña… ¡Ah! Qué rica me supo, me la acabé… Me supo tan dulce que nunca sentí lo agrio; ya después me di cuenta que tenía la lengua partida de tan agria que en realidad estaba la pinche piña…”

Dicen que el efecto de esta sensación tarda cerca de dos horas… Increíble ¿No?

Me puse a pensar en los diversos usos que se le podrían dar a dicha fruta si pensáramos convertirla en un producto de uso público… ¿Cuáles crees que fueron las ideas que se me ocurrieron? ¿Conoces esta fruta?

7 comentarios:

KUMASTER dijo...

Orale
Quiero Probarla!!!
Quiero Probarla!!!

voy ainvestigar en viveros si se da por esta zona

Dr JJ Estrada dijo...

Igual puedes hacer algo sobre el Mangostán, que se da muy bien por acá y es una fruta poco conocida.

Saludos paisano!

Maricarmen Nava dijo...

No conocía esas frutas, pero recordé otras que comía de niña y me encantaría volver a probar, como los nísperos, las zarzamoras y los capulines Sobre todo los primeros. ¿Dónde los venderán? ¡Se me hizo agua la boca! Saludos desde Lerma.

Eduardo Robles Pacheco dijo...

KUMASTER:

Investiga, lamento no contar con más datos sobre esta fruta, pero la maestra no sabe su nombre científico ni otras referencias que nos puedan ayudar a investigar, hay que meterle duro a la búsqueda por ahora jejeje y cuando la encuentres pruébala y te sorprenderás jejeje :D!


Dr JJ Estrada:

Sí, doc, lo he pensado mucho; por ahora no he tenido la oportunidad de verlo de cerca ni de probarlo, pero ten por seguro que ese post aparecerá pronto por aquí :D


Maricarmen Nava:

Los nísperos se dan por aquí, en un lugar que se llama Unión Juárez, las planta se le conoce como níspola (algo diferente que al fruto) y también se que se da en lugares fríos como Puebla y Oaxaca, en la casa del pueblo de Oaxaca tengo arbustos de nísperos, su color amarillo y sabor son simplemente sensacionales. Las zarzamoras sólo las he visto en los supers, no se mucho se ellas, y los capulines… Vaya! Que en mi ciudad (Tapachula) sueles ver tales árboles en cada esquina, con mucho fruto maduro tirado y adornando también las ramas, ya nos hemos acostumbrado mucho a ellos, y este fruto es muy apreciado por los murciélagos de la región, eso se ve cada mañana, cuando dejan sus marcas jejejeje…


Gracias por sus comentarios XD!

Victoria Libertad dijo...

......realmente interesante! si yo lo comercializara, seria dirigido para quienes padecen diabetes... aunque se que habria que realizar estudios y bla... bla.... bla.... gracias por compartir!!

Victoria Libertad dijo...

......realmente interesante! si yo lo comercializara, seria dirigido para quienes padecen diabetes... aunque se que habria que realizar estudios y bla... bla.... bla.... gracias por compartir!!

Eduardo Robles Pacheco dijo...

Victoria Libertad:

Pues sí, las aplicaciones que puede tener esta fruta en realidad parecen ser variadas, sólo sería cosa de animarse a realizar los estudios pertinentes. :)

Gracias por tu comentario XD!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...