Blogger templates

jueves, enero 13, 2011

:: Personajes ::

En Oaxaca (56)

El recorrido seguía, ahora nos dirigíamos a un lugar bastante especial y en donde invertimos más tiempo que en los lugares anteriores juntos, un lugar en el que hacía ya 6 años deseaba entrar pero no pude porque estaba cerrado; pero antes de decirles qué lugar fue, comentaré un par de cosas…

En Oaxaca (52)

Pasamos por la Calzada Porfirio Díaz, y logramos ver el obelisco alzado en honor al General. Hay una curiosidad que recientemente me comentaron, muchas personas guardan cierto recelo hacia el Presidente Porfirio Díaz, según esto por algunas cosas “malas” que hizo. Esto ha llevado a diferenciar entre Porfirio Díaz como Presidente y como General ante las referencias citadas en obras de diversas índoles. Así, se marca la pauta acerca de a quién se le hace honores, si al “Dictador” (para mí, de los mejores Presidentes) o al “General” (gran estratega y genio militar). Como sea, este dato curioso me parece ingenioso, ya que si algún día digo: —Maravilla de hombre Don Porfirio— Y me quedan viendo raro, entonces haré hincapié en que hablo acerca del excepcional genio militar, pupilo de Benito Juárez nomás, héchate ese trompo a la uña…

En Oaxaca (53)

El obelisco guarda, además de un gran valor histórico, un curioso aspecto: Tengo entendido que no se encuentra más que uno o dos iguales a él; y ninguno de ellos (u el otro) está, incluso, en América; si no en países Europeos de cuya referencia no puedo recordar, pero como que me suena el nombre de París… Y por si fuera poco, hace algún tiempo algún conductor fuera de sí chocó ante él, causando un grave daño estructural y la pérdida casi (si no es que) total de una de las, ya no fabricadas en la actualidad, águilas que se encuentran a mitad de la altura del obelisco. Y no es, según entendí, que no se pueda realizar una réplica; si no que por cuestiones de principios, es una pieza irreparable… ¿Qué cosas no?

Al llegar al lugar del cual no diré algo por ahora, antes de entrar, pudimos ver rápidamente a un personaje hasta ese momento, desconocido para mí: íbamos llegando lentamente cuando en eso vemos a un señor que termina de platicar con unos turistas y animosamente se despide; pude verle poco el rostro, pero el Ingeniero me dio referencias rápidas sobre él y apenas pude fotografiarlo ya cuando la distancia entre ambos era el triple de la distancia inicial e iba de espaldas:

En Oaxaca (54)

Se trata ni más ni menos (ahora sí, como ya leí sobre él y he visto su trabajo) que de Francisco Toledo, pintor Oaxaqueño cuya referencia es la siguiente:

"En 1940, nace Francisco Toledo, en Juchitán, Oaxaca. En los cincuentas, inicia sus estudios artísticos en la gráfica, en el taller de grabado de Arturo García Bustos. Posteriormente ingresa al Taller Libre de Grabado de la Escuela de Diseño y Artesanías, del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), en la ciudad de México. En 1959 exhibe sus obras en la Galería Antonio Souza y en el Fort Worth Center, en Texas. En 1960 expone fuera de América por primera vez, con trabajos casi exclusivamente gráficos. Viaja a Europa estudia durante algunos años, y pasa por el taller de grabado de Stanley Hayter en París. En 1965 vuelve a México y realiza pintura, litografía, grabado, escultura, cerámica y diseña tapices con los artesanos de Teotitlán del Valle, en Oaxaca. En 1977 vive un tiempo en Nueva York, a donde regresa durante 1981-1982 hacer cerámicas. Continúa produciendo en Cuernavaca, en la ciudad de México y en Oaxaca, hasta 1984, cuando se instala en Barcelona y París, donde realiza pinturas, esculturas y grabados.

En la última década, el artista zapoteco se ha dedicado a promover y difundir la cultura y las artes de su estado natal, Oaxaca, donde actualmente reside. Dentro de este contexto, fundó Ediciones Toledo, que en 1983 publicó el primer libro, y en 1988 creó el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO). Hay obras suyas en los Museos de Arte Moderno de México, París, Nueva York y Filadelfia, en la New York Public Library, la Tate Gallery de Londres y la Kunstnaneshus de Oslo, entre otros. Ha ilustrado varios libros, y ha participado en numerosas exposiciones colectivas e individuales en ciudades como Nueva York, Londres, París, Ginebra, Oslo, entre otras.

Toledo regresa a su país habiendo asimilado su experiencia y aprendizaje en Europa, y se incorpora a lo "mexicano", desde una nueva perspectiva ideológica y estética. Desde un inicio, fue considerado un pintor independiente que no se involucró con las temáticas nacionalistas, que representaba la Escuela Mexicana. Sin embargo, se le ha asociado al movimiento de la "ruptura" surgido en los años cincuenta, aunque siempre manteniendo su carácter fundamental de pintor autónomo."

Fuente: Aquí.


Al salir del incógnito lugar visitado, entramos a la Casa Toledo, que no sé si es como una especie de museo, biblioteca, escuela, recinto o templo del saber; pero en donde tengo entendido llegan muchas personas a estudiar sobre el arte o sobre las artes diversas. ¡Ah! y por si fuera poco,, tiene una sección de muestra fotográfica muy original, en donde además venden Papalotes fabricados por él, adornados con algunas de sus peculiares y jocosas pinturas.

En Oaxaca (57)
Vista Interior de un pasillo de la Casa Toledo,recinto del arte y del saber.

En Oaxaca (55)
Vista Interior de un pasillo de la Casa Toledo,recinto del arte y del saber.

3 comentarios:

Ricardo Marin dijo...

me quedo con la primera foto destrozando el punto de fuga, lasotras son muy buienas tambien algo saturadas pero los encuadres muy buenos.

Ricardo Marin dijo...

al decir destrozando el punto de fuga quise decir eso es lo que hace GRANDE esa foto, me gustan mucho esas 2 similares

Eduardo Robles Pacheco dijo...

Ricardo Marin:

Gracias, poco a poco vamos mejorando la tomas! =D

Gracias por tu comentario XD!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...