Blogger templates

viernes, junio 22, 2012

:: Eureka... ¡Los encontramos! ::

Eureka 17-Jun-2012 (43)

17 de junio de 2012. Cuando crees que ir a un lugar que ya conocías de antemano puede resultar un arma de dos filos (por un lado, el conocerlo hace que puedas moverte por el lugar sin temores en base a la experiencia y de esa forma hacer mejores decisiones; por otro, pareciera que no hay mucha novedad en ello puesto que crees conocerle y no hay tanta credibilidad al sentido de sorpresa), es entonces el momento ideal para ir. ¿Por qué? Porque es el momento en que debes ver “lo que ya conoces” con ojos nuevos, y a mayor detalle moviéndote por otras perspectivas que antes no habías desarrollado tanto.

Eureka 17-Jun-2012 (02)

Eureka 17-Jun-2012 (03)

Fuimos a Eureka, ese lugar cuna de “El manto de la llorona” (de la que aún desconocemos el origen del nombre, pero que sugiere cierto misticismo meramente fantástico, espero yo) como destino mochiviajero. Y aunque en efecto ya le había visitado con anterioridad (incluso en navidad del año pasado) en esta ocasión sí que me llevé una gran sorpresa al virar la vista un poco más hacia abajo, y a los lados, “a según” el modo de vida de esas grandes minúsculas formas de vida que pocas veces nos detenemos a apreciar…

Eureka 17-Jun-2012 (05)

Eureka 17-Jun-2012 (06)

Eureka 17-Jun-2012 (08)

Eureka 17-Jun-2012 (10)

Eureka 17-Jun-2012 (11)

Éramos cinco: Nahiely, Lucero, Elmer, Sai kun y yo… Con gran ventaja sobre el tiempo y las condiciones abordamos la camioneta de Elmer y nos dirigimos hacia allá cerca de las 8.30 de la mañana; llegamos pronto al ejido al lado de un día abierto y tranquilo, sin intenciones por el momento de llover y sin percances durante el camino. Apenas llegamos y alistamos el equipo para las fotos venideras, nos adentramos al sendero que nos conducía a la cascada. El paseo estaba siendo muy tranquilo, con pausas cortas en esos lugares en donde el paisaje estaba repleto de verdes y en donde nos encontrábamos pequeñas cascadas a la orilla; hasta que llegó la pausa más pronunciada del viaje y el ánimo se nos agitó por completo al toparnos con algo que, creo, no teníamos contemplado tanto.

Eureka 17-Jun-2012 (13)

Eureka 17-Jun-2012 (15)

Eureka 17-Jun-2012 (16)

Eureka 17-Jun-2012 (18)

Eureka 17-Jun-2012 (20)

Cuando nos percatamos de la fauna del lugar (que no precisaba de grandes cantidades de mamíferos o aves) entonces comprendimos que a veces hay que ver un poco más de cerca, hacia las plantas y flores, pues ellos resguardan una forma de vida tan increíble como los colores de estos magníficos insectos. Encontrábamos unos bajo las hojas, sobre las flores, entre las ramas o escondidos con su camuflaje; eran residentes solitarios algunos, otros, no tanto. Fue una excelente oportunidad para darnos cuenta de que estos pequeños también significan motivos perfectos que conjuntan el paisaje. Tardamos bastante tiempo, porque apenas terminábamos de divisar alguno, ya se descubrían nuevos a escasos pasos de distancia; y las cámaras no se detenían ni por un momento.

Eureka 17-Jun-2012 (19)

Eureka 17-Jun-2012 (22)

Eureka 17-Jun-2012 (23)

Eureka 17-Jun-2012 (24)

Eureka 17-Jun-2012 (07)

Llegamos a la cascada y nos encontramos, según, con la principal atracción del lugar; esa caída de agua sonante y de temperatura bajísima, pero en realidad era uno más de los habitantes nativos de la zona, porque como he mencionado, gran parte del día se lo llevó la enorme diversidad de la fauna de insectos.

Eureka 17-Jun-2012 (26)

Eureka 17-Jun-2012 (27)

Eureka 17-Jun-2012 (37)

Eureka 17-Jun-2012 (30)

Cuando, a llegada cierta hora del día (un par de personas que nos encontramos en el paso nos habían advertido ya) el ambiente se torna un poco más fresco, con cantidades de agua crecientes sobre el río, algo de brisa cayendo desde el cielo y con una espesa neblina que gradualmente nos iba cubriendo desde arriba; supimos que era el momento de resguardarnos. Aprovechamos el techo en que se convirtió el puente y nos protegimos un poco de la espesa lluvia que caía sobre el lugar, el tiempo se nos pasó haciendo el recuento de lo hermoso de este paraíso y degustando algo de lo que llevábamos para comer. La lluvia seguía, y la neblina ahora estaba a escasos metros sobre nuestras cabezas y el paisaje parecía como sacado de un pasaje verde de un relato normando cuyas historias se daban en medio de la tundra, allá en aquellas tierras frías de lluvia picante sobre la población.

Eureka 17-Jun-2012 (31)

Eureka 17-Jun-2012 (32)

Eureka 17-Jun-2012 (34)

Eureka 17-Jun-2012 (40)

Ya para cuando aminoró un poco la intensidad de la lluvia, y cuando apenas se concluía como una leve brisa constante con momentos esporádicos de excitación que dejaban caer más cantidad pluvial que en todo el tiempo anterior, fue que tomamos el camino de regreso; y entonces el paisaje ya distaba un poco de lo visto hace unas horas; incluso las áreas verdes que cobijaban pequeñas zonas urbanas allá a lo lejos ya no se veían, todo era un pleno manto blanquizco que a medida que se daba la cercanía dejaba ver los árboles poco a poco en una tesitura monocromática fría y transparente. Era como estar dentro de una película oriental, de aquellas cuyos paisajes indefinidos dan un aire de meditación y conexión con la naturaleza; ciertamente, otra cara que desconocía de Eureka...

Eureka 17-Jun-2012 (39)

Eureka 17-Jun-2012 (41)

Eureka 17-Jun-2012 (45)

Eureka 17-Jun-2012 (42)

Al llegar de regreso a la camioneta, la lluvia seguía y nosotros emprendíamos el regreso; y así, a velocidad carretera en la góndola de la camioneta seguíamos disfrutando Sai kun y yo de la vista y de la lluvia; algunos cafetos que apenas mostraban una que otra florecilla -al parecer fuera de tiempo- se quedaban en la cercanía de la montaña, allá arriba, junto con todo eso místico y mágico que nos había atrapado durante el viaje, mientras nosotros nos alejábamos para retornar a la ciudad, en donde aún no había llovido y en donde tristemente se carece de esa vista tan sublime que Eureka nos había obsequiado. Sin embargo, pese a la diferencia de lugares, queda el alivio de tenerle cerca, porque entonces hay menos posibilidad de verlo cotidiano y aburrirse de eso; aunque ahora que lo pienso con detenimiento, dudo que alguien pueda llegar a aburrirse de ver y recorrer hermosos lugares como este…

Eureka 17-Jun-2012 (35)

Con gusto, les comparto la galería:

5 comentarios:

Yosoy Xhabyra dijo...

Worales carnal!

que pandora de james cameron ni que chingados!


que bonito lugar!

neta que me voy a leer bien lambiscon pero me gusta machin viajar a traves de tus imagenes we!

Gracias por compartir tu hobbie con nosotros.

Sobre las fotos macro de insectos,... de revista papá!,... de revista!

xhaludos!

Rashteco dijo...

Orale! cada vez haces mejore fotos mi estimado Robles!

Eduardo Robles Pacheco dijo...

Yosoy Xhabyra:
Sí, en efecto, es un lugar muy bello, aún se respira aire limpio y no hay ruidos de la ciudad que contaminen el susurro del río :). Gracias por tus palabras, no lo tomo como una "lambisconería", tan sólo como un logro que poco a poco quisiera difundir más; es algo que lo hago con todo el gusto del mundo. Ahí vamos mejorando las macros, poquito a poco jejeje.... Muchas gracias XD!

Xhaludos! ;-)


Rashteco:
Muchas gracias Rashteco, procuro hacer de la práctica un muy buen compañero XD!


Gracias por sus comentarios XD!

Anónimo dijo...

Como se llama el insecto de la una foto y que lugar es ese? me refiero al estado

Eduardo Robles Pacheco dijo...

Anónimo:

Es Chiapas, cerca del municipio de Tapachula; un ejido que se llama Eureka del municipio de Unión Juárez. La verdad desconozco el nombre de la mayoría de insectos que fotografié...

Gracias por tu comentario XD!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...