Blogger templates

martes, octubre 23, 2012

:: Las 3 cascadas de Santa María ::


Toquián - Santa María (55)

El paisaje que se veía mientras la lluvia caía era verde poesía, de esas que son escritas sobre hojas de clorofila, se leen con la nariz y se recuerdan a ojos cerrados, pese a que en ese mismo instante lo estés viviendo; porque entonces te has anticipado a tomar lo más que se pueda de ello para perdurarlo hasta que te des cuenta que el día ha pasado. Bebíamos de vez en cuando un poco de la única botella que quedaba de agua mineral, cuyo sabor parecía irse desvaneciendo, o quizás sea que nos íbamos acostumbrando a él. O ambas cosas.

Toquián - Santa María (53)

Para el regreso, nos detuvimos a contemplar una cascada, ya a una altura menor a la de Toquián, desde un punto intermedio entre éste y Santa María la vega; de lejos era enorme, de cerca no imagino la mastodóntica caída que pueda tener, pero es seguro que impresionante, porque no era necesario (por ahora) tenerla arriba para poder apreciarla, sí, leíste bien, arriba; no creo que haya otra posición que ella pueda tomar respecto a sus espectadores para imponerse como la segunda gran cascada de esta zona.

Toquián - Santa María (58)

¡Aguarda un segundo robles! ¿Segunda? ¿Pues cuántas más hay?... Hasta donde sabemos, hay tres. De las cuales la segunda en tamaño era precisamente la que veíamos en ese momento, mientras que la primera -la más grande y de la cual no tomé fotografía por su lejanía- había sido divisada horas antes en nuestro andar en busca el agua. Aún lo recuerdo, Elmer, llegado a un punto del sendero se detuvo, y nos preguntó: —A ver… ¿Quién me puede decir dónde está una cascada?— El sonido del río abajo nos despistó y por un momento carecimos de noción hasta que a lo lejos pudimos ver un delgado hilo blanco que apenas era notorio en la espesura verde. No se veía, de buenas a primeras, tan especial; pero una vez recapacitado el asunto, se convertía quizá en la cascada más grande que hayamos visto por estos lugares cercanos.

Toquián - Santa María (60)

Toquián - Santa María (64)

¿Qué hay de la tercera (en tamaño, obviamente)? Resulta que ésta es un poco más accesible, más próxima; tan sólo hay que detenerse a orilla del camino pavimentado y entrar bosque adentro para encontrarla. Es la más pequeña de las tres, o mejor dicho, la pequeña; pero no por eso no es bella en su totalidad.

Toquián - Santa María (65)

Toquián - Santa María (66)

Al retomar el regreso y pasar por Santa María la vega, una señora nos acompañó bajo la lluvia en la góndola de la camioneta; y gracias a ella pude saber que, en efecto, son tres cascadas; pero lo interesante radica en esto: Una vez llegados a la cascada más pequeña de las tres, se puede seguir el sendero hacia adentro hasta toparse con una división en el camino. Si tomas el sendero de la izquierda, ésta te llevará a un manantial de agua mineral luego de caminar cerca de una hora (¿No les había mencionado que al parecer hay varios?); pero si tomas el camino de la derecha, luego de quizás una hora y media (o dos, eso sí quién sabe) de camino, encontrarás la segunda cascada más grande, la que fotografiamos hace una hora antes. Respecto a ésta cascada, dice que es un lugar excelente para bañarse pese a que el agua es más fría, ya que hay pozas y el paisaje es exuberante.

Toquián - Santa María (74)

Toquián - Santa María (75)

¿Y qué hay de llegar a la cascada más grande de las tres, la del primerísimo lugar? Bueno, para ello tendríamos que recurrir a alguien de Toquián o Santa María y pedir que nos guiase, porque para llegar es más largo y sinuoso el camino, tanto que es difícil llegar sin un guía, pero merece la pena la caminata ya que esta cascada no tiene comparación: Tan sólo hay que hacer hincapié en el hecho de afirmarse que uno no puede acercarse ni a quince metros del choque de la cascada con las piedras del río porque la brisa es tal que no te permite avanzar… Es como si de repente estuviera teniendo ganas de ir y comprobar si realmente es verdad… ¿No sería fabuloso poder verlo en persona?

Toquián - Santa María (72)

2 comentarios:

Alfredo Toledo dijo...

Muchas felicidades espectacular relato y maravillosas imágenes

Eduardo Robles Pacheco dijo...

Alfredo Toledo:

¡Muchas gracias! Es algo que me encanta hacer :)



¡Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...