Blogger templates

domingo, febrero 09, 2014

:: Lanzando globos de cantoya ::



15 de diciembre, 2013. El permiso ya había sido tramitado una semana antes en el puerto, Nahiely y yo habíamos encontrado el lugar ideal para lanzar los globos de cantoya en un acto simbólico por mi cumpleaños número 30; esto sería el complemento al lanzamiento en paracaídas, que por sí mismo había sido ya increíblemente extraordinario, pero entonces el recientemente construido malecón en el puerto de San Benito se apuntaba como escenario para seguir con la esplendidez de ella hacia mí ¡Qué manera tan increíble de sellar un cumpleaños!





 

Cuando le vimos por primera vez supimos que era el lugar, no había duda alguna. Su cercanía con el mar y su ubicación cubriendo a la playa le daban el toque perfecto para el desprendimiento aéreo de estos magníficos globos. De momento, era de tarde ese día, el ocaso apenas aparecía y las olas apenas escandalizaban el panorama, lo que supuso el momento idóneo para diseñar la aventura. Sin embargo, no consideramos que el día programado habría ciertas modificaciones que hicieron que las cosas cambiaran un poco y que no sería tal como ese primer momento…






Para una semana después, cuando llegó el día, nos reunimos en un punto común en Tapachula, y de ahí partimos todos hacia el malecón. Cuando llegamos, el ocaso rayaba sus últimos trazos sobre el horizonte marítimo, y la noche empezó a caer; al estar todos ya ahí, nos dimos cuenta que sería un poco difícil, pues el viento medianamente intenso de la costa parecía impedir que la fase inicial del lanzamiento (es decir, el proceso de calentamiento) pudiera llevarse a cabo de manera rápida debido a que el material se apagaba al instante; encendedores y cerillos no habrían solucionado estas circunstancias. Así que, mediante una lámpara casera a base de gasolina y un trapo dentro de una botella, lográbamos un avance significativo; pero esto era sólo el principio porque debíamos localizarlos en un punto en el que el viento no inclinara demasiado a los globos (el papel corría el riesgo de quemarse), por lo que nos movimos a escasos metros de la orilla del malecón, cubriéndonos por la estructura de una especie de kiosco, para poder maniobrar los globos.






Ahí, empezábamos a hacer las pruebas, y se encendieron los primeros globos; poco a poco íbamos encontrando la forma idónea para encenderlos y de manera progresiva se iban lanzando (pese a que uno que otro se nos quemó, lo cual en cierto modo, fue muy divertido) y aunque el plan había sido lanzar todos al mismo tiempo, las circunstancias lo impidieron bastante; así que se optó por lanzar poco a poco uno por uno, y aún así el espectáculo tomó alcances no previstos. Desde los alrededores se divisaba la calidez de los globos.






Los vehículos en el puerto se detenían a contemplar lo que un grupo de personas estábamos haciendo, admiraban junto con nosotros el momento en que un globo despegaba luego de esperar cerca de tres minutos desde su inicio de encendido; las personas de la localidad gradualmente iban acercándose y en cuestión de minutos el evento dejaba de ser exclusivo de un grupo de personas que lo habían planeado con antelación, para conformarse como todo un suceso en el puerto: Niños, adultos, padres, madres, hijos, amigos, se acercaban a nosotros a preguntar sobre el motivo del lanzamientos de dichos globos y poco a poco se fueron integrando con nosotros y también tuvieron la oportunidad de hacer sus propios lanzamientos. Llegó el punto en el que reunidos ahí, quizás estábamos unas cien personas; todas viendo y degustando el incandescente tono amarillo de los globos de cantoya tanto al inicio como al despegue y en las alturas.







El estacionamiento del malecón de repente se encontraba lleno de vehículos, las fotos por parte de nosotros y por parte de los lugareños no cesaban en realizarse, así como también las grabaciones con celulares y el arribo de vehículos y personas, entonces se convirtió en algo especial a mitad del mes de diciembre, suponiendo para algunos ser esto debido a las fiestas decembrinas o algo parecido; lo que en cierto modo le daba un toque bastante significativo, ya que las luces ascendiendo una tras otra en el cielo asemejaban astros que guiaban las miradas de los presentes.






No hubo entonces limitación ni timidez, todos los residentes locales se acercaban, todos nos preguntaban, todos reían y se emocionaban, a todos nos tocó un trozo de esta ocasión: A la familia de Nahiely, a nuestros amigos y a mis sobrino; y todos nos sentimos muy a gusto porque nadie habría imaginado el alcance tan positivo y solemne de este pequeño evento; y los globos que se lanzaron llegaron a su totalidad, que eran más de 30 debido a que Nahiely compró más de la cuenta por aquello de las “pruebas de lanzamiento”; habrán sido entonces cerca de 45 globos de cantoya que fueron lanzados ese día, culminando con el último lanzamiento: El corazón gigante, que Nahiely y yo lanzamos juntos en un acto de culminación de este hermoso detalle, y que ascendió exitosamente para luego descender sobre el mismísimo cuerpo del mar en un tono misterioso y lento, que si bien tardó volando menos que los demás, fue lo suficiente para ser admirado en su luminiscencia y su forma romántica mientras se mantenía en el aire y mientras el viento, a diferencia de hacerlo con los demás, le llevaba hacia el interior del océano para que pudiera sumergirse en una forma misteriosa y enigmática, como significando una conjunción en un muy íntimo secreto…


A Nahiely, su familia, mis sobrinos y nuestros amigos, sin ellos no habría sido posible...

Con gusto, les comparto la galería:

2 comentarios:

luKpo dijo...

Debe haber sido un cumpleaños genial, muy emotivo!
Los 30 no son un numero para ser tomado a la ligera ;)
Te agradeceria que agregaras mi nuevo blog a la lista de 'blogs que lees':
www.beneath-the-cellardoor.blogspot.com

Eduardo Robles Pacheco dijo...

luKpo:
¡¡Fue maravilloso :D!! Saludos :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...