Blogger templates

miércoles, septiembre 02, 2009

:: El papel aéreo ::



Después de ir a la paquetería, tenía que ir a comprar papelería para la oficina, así que entré a la tienda que queda como a una cuadra de distancia del servicio Express.

Ví en el estante principal, a mi derecha, muchas hojas de papel que tenían aspecto de ya haber estado mucho tiempo ahí, esperando para ser vendidas, pero cayeron en la rutina de ver ir y venir a algunos compradores que, así como a ellas, le hacían poco caso al local.


Terminando de comprar unas pólizas y paquetes de hojas blancas, le pregunté con cierta curiosidad al tendero sobre esas hojas…


— Oiga, y estas hojas, ¿Exactamente de qué tipo son?
— Ah! Es papel aéreo de diferentes tamaños, ya llevan mucho ahí, ya casi nadie las usa; antes la gente las usaba para escribir las cartas pero ahora ya ni eso hacen, todo es electrónico ya.
— Claro, entiendo. Y, ¿Qué precio tienen? Yo la verdad he estado buscando un papel especial que tenga ese aspecto a histórico, que huela a libro viejo y que brinde ese toque clásico, y por supuesto, que resista tinta china sobre él.
— Ah! Es de éste entonces. Ese usaban antes para escribir, y pues la verdad, a que esté ahí arrumbado mejor lléveselo usted con toda libertad, total, ya ni lo compra la gente.
— ¿En serio? Mire, no quiero ser abusivo, la verdad sí me interesan pero tampoco quiero tomar todo el paquetote e irme así nada más, Dígame cuánto por todo eso (todo eso = la altura de dos paquetes de 500 hojas blancas).
— Tóme lo que guste, en serio, si a usted le sirve, se lo regalo.
— Ok, entonces apártemelo mientras vengo en estos días por él, es que sí está grande el paquete y ahorita ya llevo algunas cosas cargando.
— Ándele pues, joven. De mientras llévese este poquito para que las use y no se vaya con el deseo, ya cuando venga dispuesto se lleva lo demás, aquí van a estar, tienen muchísimos años esperando por usted…


Entonces me dió algunas (como 50) y me las llevé a la oficina; tomé mi pluma y empecé a trazar algunas palabras. Vaya que no se riega la tinta ni se nota al reverso, y eso que es delgada la hoja. Me gustó mucho este tipo de hoja, creo que hace mucho estaba buscando algo parecido, y al fin lo encontré. Dicen que tengo gustos muy “a la antigua” y que vivo en el pasado… Puede ser, pero nadie podrá negar que el papel aéreo es tan adecuado para escribir; y si me pongo listo, hasta me consigo un escritorio antiguo, un quinqué, un tintero con su pluma y un sello con su lacre jeje… ¡Qué maravilloso sería tener esos elementos involucrados en una armoniosa atmósfera para escribir! Y al final, tomar el manuscrito sin correcciones ni rayoteos, con la tinta sellada dibujando las letras caligráficas, oliendo a libro antiguo y teniendo la satisfacción de haberlo hecho uno mismo…




Cuán maravilloso sería imaginar regresar tan sólo unos siglos y sentir lo que jamás hoy sentiremos…


6 comentarios:

antenita dijo...

que bonito!!

Eduardo Robles Pacheco dijo...

antenita:

Exacto, lo es...

Gracias por tu comentario XD!

La Fabrica de Bodas guatemala dijo...

Los sellos de lacre tienen un gusto muy especial, nostálgico, de permanencia de alguna manera y talvez es por que lo que esta hecho a mano se ha perdido tanto! Nosotros trabajamos lacre desde hace años en Guatemala y es uno de nuestros productos favoritos! Que bonito encontrar que a la gente todavía le guste!

www.lafabricadebodas.blogspot.com

Eduardo Robles Pacheco dijo...

La Fabrica de Bodas guatemala:

Tienes toda la razón :D! y es una gran alegraí saber que aún hay empresas que trabajan su producción; espero pronto encontrar la forma de hacerme de un sello XD!

Gracias por tu comentario XD!

La Fabrica de Bodas dijo...

Los sellos para lacrar se mandan a hacer en los lugares que trabajan grabados en metal, placas conmemorativas, trofeos y litografías que trabajan a la antigua por que tienen que grabar las placas para imprimir. El tamaño tradicionalmente es de no menos de 7/8" mas o menos y era por que antes se marcaba con un "signet ring" que era un anillo que portaba el grabado, así que era del tamaño de la cara de un anillo. Eso lleva como un tornillo soldado en el reverso para poderlo adosar a un mango tradicionalmente de madera. Un anillo se puede mandar a hacer con un joyero artesanal. Aquí en Guatemala los sellos para lacrar cuestan entre Q180 y Q250 que en realidad no es muy caro para la significancia que tiene.

lafabricadebodas.blogspot.com

Eduardo Robles Pacheco dijo...

La Fabrica de Bodas:

Muchas gracias por la información, espero pronto contar con mi propio sellado porque eso le da un toque muy formal a la expedición de documentación.


¡Gracias por tu comentario XD!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...