Blogger templates

martes, septiembre 22, 2009

:: Lacho y el taxi ::



Lacho había llegado al Distrito Federal a visitar a su hijo, al menos creo que así era la historia. Llegó a la Terminal de autobuses muy temprano; era de los hombres que en cuanto veía que el autobús se acercaba al andén se levantaba de prisa de su asiento y empezaba a bajar las maletas acomodadas en la parte de arriba para esperar que la puerta se abriera y poder bajar primero que todos, y así lo hizo. Bajó del autobús y caminó rápidamente (Así caminaba, santo cielo, con una prisa…) hacia el exterior de la Terminal a buscar un taxi.

Se detuvo cerca de la zona en que suelen detenerse los taxis a esperar alguno que no estuviera ocupado; desconozco cómo eran los taxis en aquel tiempo…

Después de un rato, vió un vehículo que no estaba abordado, y observó que el conductor estaba muy tranquilo, talvez esperando “pasaje”. Así que, con esta actitud de seguridad y confianza en sí mismo, Lacho abrió la puerta del copiloto y entró. Su facilidad de entablar conversación, a pesar de la curiosidad del conductor, le permitió fabricar un contexto más o menos así:

—Gracias, buenos días señor.
—Buenos días.
—A esta dirección por favor.

El conductor tardó un poco en reaccionar, pero le dijo:

—Sí, está bien.

Durante el trayecto platicaron sobre la ciudad, las rutas, los cambios recientes de aquellos años; así se la pasaron un buen rato hasta llegar al destino. Llegando a la dirección sucedió lo siguiente:

—Aquí es señor... -Dijo el conductor-.
—Muchas gracias mi amigo ¿Cuánto le debo?
—Nada señor.
—Pero… ¿Por qué?
—Es que éste no es un taxi…

Lacho se quedó un poco sorprendido de la situación y trató de pedir una disculpa al conductor, pero éste -sonriendo y sin mostrar enojo- le dijo que no había algún problema y que por favor no de sintiera avergonzado…

La cosa es… ¿Por qué desde el principio no le habrá dicho ésta persona a Lacho que no era un taxi? ¿Cómo habrá sido tal auto, que Lacho lo confundió con uno?

Jejeje… Una anécdota digna de contarse…

A usted… ¿Le ha ocurrido algo similar?

5 comentarios:

Jaime Rivera dijo...

No estaba seguro de dejar un comentario, no me fueras a decir que esto no es un blog, jeje.

Eduardo Robles Pacheco dijo...

Jaime Rivera:

Jajajajajaja no estaba seguro de replicar tu comentario, no me fueras a decir que no lo escribiste tú XD!!

Gracias por tu comentario XD!

Por cierto, muy creativo jajajajaja (Y)!

SrItA. mUeGaNiTa!! dijo...

Mmh... Un poco extraña la historia, pero me pusiste a pensar...

En ese entonces, posiblemente, creo que haya pasado... Lo mas seguro es que si.

Hoy en dia, con la violencia e inseguridad que se vive en todos lados... JAMAS de los jamases, creo que pase, por nada del Mundo (al menos YO) confundiria un carro normal con un taxi...

Saluditos Lalo!!!!

PD. Jaime, excelente comentariooo!!! =P

Jaime Rivera dijo...

Gracias, Mueganita

Eduardo Robles Pacheco dijo...

SrItA. mUeGaNiTa!!:

Sí, es extraño, pero… Hay tantas cosas “extrañas” que nos suceden a diario… Y chuscas, torpes, vergonzosas, irritantes…. En fin, nuestra vida cotidiana es un collage de sensaciones jejejejeje

El decir que jamás confundirías un carro normal con un taxi se me hace, sí, “extraño”, ya que la confusión es un evento no conciente, por lo que no podemos tener el control sobre dichas situaciones… jamás digas “de esta agua no beberé” jajajajaja

Saluditos XD!

Gracias por tu comentario XD!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...